El miedo a cocinar se puede ver de dos maneras: la primera desde el pánico en el momento de cocinar (mageirocofobia) y la segunda, que es la más común, es la falta de experiencia que conlleva a que la cocina sea el lugar que menos se visite en casa debido a la falta de habilidades culinarias.

¿Qué es la mageirocofobia?

Una fobia es el temor intenso e irracional hacia una persona, cosa o situación. Existen fobias de todo tipo, unas más comunes que otras, en este caso la mageirocofobia o el miedo a cocinar, es un trastorno que en situaciones puede provocar limitaciones sociales y trastornos de la conducta alimentaria como anorexia y bulimia. Mientras que algunas personas se relajan cocinando, para otras la cocina es un lugar que genera desconfianza. Esta fobia no tiene una sola causa, puede ser desencadenada por situaciones comunes como quemarse con un sartén, cortarse con un cuchillo, vivir un episodio desagradable o recibir una mala noticia en la cocina, etc. Esta fobia debe ser tratada por un profesional en psicología para poder ser controlada.

¿Cómo volverse un experto en la cocina?

La mageirocofobia no es un trastorno común, la falta de experiencia en la cocina y la preferencia por los alimentos ya preparados sí lo es. Cocinar es una habilidad indispensable para todos, sin importar la edad. Preparar los alimentos en casa no solo ayudará a ahorrar un poco en el presupuesto del hogar, sino también, que ayudará a incluir ingredientes más naturales, con mejores beneficios nutricionales y más frescos en tu alimentación que lo que se podría conseguir en un restaurante.

Para comenzar a cocinar necesitarás conseguir algunos materiales sencillos, dominar los aspectos básicos y practicar con frecuencia.

  1. Utensilios de cocina básicos: no es necesario equipar la cocina con miles de utensilios que uno podría ver en un programa de televisión. Para comenzar a cocinar se necesitan ollas y sartenes de calidad, horno, recipientes y moldes, cuchillos por lo menos 3 dependiendo de uso, licuadora, tazas y/o cucharas medidoras y tabla para picar. Una vez se tengan estos objetos en tu cocina, ya estarás preparado para empezar a elaborar recetas de cualquier tipo. 
  1. Aprende de tus familiares y/o amigos: si tienes la oportunidad, inicia aprendiendo de las personas más allegadas con las que no sientas pena para hacer preguntas. Realiza un recetario con las principales preparaciones que cocinan tus familiares y/o amigos, observa bien cómo lo preparan y anota el paso a paso. Intenta también sacar todos esos “truquitos” de la cocina de las abuelas. 
  1. Sigue las recetas paso a paso: ten en cuenta las instrucciones de preparación, con el paso del tiempo se podrá innovar y probar combinaciones nuevas. Para iniciar se puede adquirir un libro de cocina para principiantes o aprender con una aplicación de recetas como Hatcook o PetitChef. 
  1. Comienza de manera simple: iniciar con recetas que no necesiten mucha cocción o recetas frías y de pocos ingredientes sería ideal para perder el miedo a cocinar. La preparación del desayuno suele ser la más simple y a medida que pasa el tiempo se puede aumentar la dificultad de las recetas. Luego puedes seguir con la preparación de snacks, sopas, guisos o sudados que son recetas más elaboradas, pero de baja dificultad.
  1. Métodos de cocción básicos: para saber la mejor manera de cocinar tus alimentos es necesario conocer las principales técnicas culinarias, tales como:
  • Hervir: es una opción perfecta para disfrutar de un plato saludable y sin grasas añadidas. Para ello, deberás poner una olla con agua y cuando llegue al punto de ebullición, introducir los alimentos que quieras cocinar: cereales, verduras, carnes, etc.
  • Freír: los alimentos fritos son aquellos que se pasan en abundante aceite caliente, cuyo resultado es por lo general crujiente y delicioso. Para hacerlo, se debe llenar un sartén con bastante aceite vegetal y cuando esté muy caliente debes agregar los ingredientes que quieras cocinar. Es muy importante tener en cuenta todos los aspectos para hacer de la fritura un método de cocción más saludable. Conoce cómo en el Blog anterior https://bit.ly/2XKNuIp
  • A la plancha: otro método saludable de cocinar tus alimentos es a la plancha. Esta técnica se refiere a poner un poquito de aceite en una sartén y cuando esté caliente, saltear los ingredientes.
  • Al horno: otra de las técnicas de cocina más habituales y deliciosas es cocinar las recetas al horno. Con ello puedes hacer platos de todo tipo: fáciles, complejos, ligeros, etc.
  1. Practica siempre:
  • Prepara al menos dos comidas diarias en casa: con el fin de practicar con frecuencia, se recomienda iniciar cocinando desayuno y cena, evitando las recetas complicadas que tarden de dos a tres horas. Por el contrario, opta por unas que tarden 30 minutos con la finalidad de mantener un nivel de interés alto y de ansiedad bajo.
  • Desarrolla un plan de comidas: al principio, elabora un plan de comidas para cada día de la semana y separa o marca cada receta que escojas. Planear ayuda a ganar un poco de confianza y experiencia en la cocina, así como facilitar las visitas semanales al supermercado.
  • Prepara platos nuevos al menos una vez por semana: iniciando la experiencia en la cocina, cada plato será nuevo. No obstante, a medida que la confianza aumente, realiza recetas nuevas, en especial los fines de semana podrías cocinar para la familia y sin afán.
  • Prepara los platos con anticipación: se podrían adelantar en el fin de semana tareas como pelar, cortar, picar, precocer, para agilizar las preparaciones entre semana.

 

Sigue estos consejos y despierta tu interés por la cocina.

Nathalia Vargas

Nutricionista I+D

Déjanos un comentario