Mitos sobre el consumo de la harina de trigo

Primer Mito:

El gluten que contiene la harina de trigo es perjudicial para la salud.

Depende:
Solo se debe evitar su consumo cuando la persona tiene enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten (intolerancia).

El gluten es la proteína que se encuentra en granos como el trigo, la cebada, el centeno y en menor cantidad en la avena. Existe una gran variedad de alimentos con gluten: panes, galletas, sopas de pasta, cereales en hojuelas, algunos lácteos, embutidos, suplementos alimenticios y cerveza, entre otros.

Segundo Mito:

Alimentarse con productos derivados de la harina de trigo no es alimenticio.

Falso:

Los cereales son alimentos con una gran utilización culinaria, por ello pasan por una serie de transformaciones durante su preparación y como resultado de esto permanece principalmente el endospermo (y los nutrientes que están en el). Si bien esto significa un cambio en la composición nutricional frente a un cereal de grano entero, su valor sigue siendo fundamental para la alimentación saludable.

Los principales productos obtenidos de los granos de cereal son:

• Harinas

• Sémolas y Semolatos

• Salvado

Estos son el principal componente (ingrediente) de muchos de los alimentos que se incluyen en recetas de los hogares colombianos, además tienen el potencial de ser parte de los alimentos incluidos en el Plato Saludable de la Familia Colombiana como las arepas, las pastas, panes, entre otros.

Tercer Mito:

En la dieta hay que eliminar los carbohidratos y las harinas de trigo.

Falso:
No hay que eliminar de la alimentación los carbohidratos y las harinas de trigo, todo está en un balance de los alimentos y porciones consumidas.

Esta conducta es riesgosa ya que podría generar deficiencia en el consumo de fibra, vitaminas B1, B2, B3 y B9, las cuales son indispensable para el adecuado funcionamiento del tracto gastrointestinal y del sistema nervioso, la liberación de energía de los carbohidratos, la buena utilización de las proteínas, mantener la salud de la piel, fomentar el crecimiento en niños y prevenir malformaciones del sistema nervioso central del feto de las mujeres en gestación.

Finalmente, la harina es un alimento con múltiples cualidades tanto gastronómicas como nutricionales y puede estar presente en varias preparaciones. Además, es un alimento de tradición que nos une como familia.

Déjanos un comentario